Gladys Tato

Psicoterapia General y Especializada en Pacientes con Trastornos Orgánicos

Nuestra opinión

Estos son una serie de artículos sobre temáticas de interés general. Fueron escritos  y publicados desde junio 2013 a agosto 2016.

Como bien dice Chiozza cuando hablamos de vivir hacia adelante estamos en una actitud de “dar vuelta la página”. De nada nos sirve hacerlo sin leerla, porque para poder hacerlo bien, debemos procesar su contenido en ese necesario e inevitable trabajo que llamamos duelo.
Esta portada contiene aspectos de esa elaboración que quiero compartir, porque no sólo hacen a mi proceso, sino también, en algunos aspectos, al proceso de las queridas personas que hoy me acompaña y a otros que por diversos motivos, nobleza obliga recordar y agradecer.
Todo lo que escribiré en esta portada tendrá como siempre mi estilo, frontal, actitud a la que creo que las personas le temen más que “a los archivos”.

Basta escuchar cualquier informativo o programa periodístico para que la mayor parte de lo que sucede en la actualidad se exprese o se explique mayoritariamente cuantificado. La medida económica y/o estadística de evaluar las problemáticas parecería ser el principal modo de dar cuenta de las crisis por las que estamos atravesando.
Creo que presentar las cosas de esta manera es una forma de “objetivarlas”, pero también es un modo de deshumanizarlas, quizás como una manera de hacer más tolerable o disimulable las distintas formas y condicionantes comprometidas en el sufrimiento de las personas en la actualidad.

Dado la creciente especialización en Psicología la oferta en distintos tipos de psicoterapia, las Instituciones y los profesionales que la efectúan, realizan hoy una intensa promoción de las mismas.
Bienvenida la diversidad porque permite optar lo que cada paciente o quien lo deriva considera lo mejor para él, pero luego que una persona entra en contacto con un profesional o una institución poco o nada se sabe de lo que sucede después.
Si bien nuestra actividad tiene una privacidad que no se hace pública, nada impide que se haga explícito el modo personal o institucional en el que se procede. Esto es algo que puede y debe conocerse porque los estándares de calidad tienen cualidades pautadas, que comprenden también la atención psicológica- psicoterapéutica que no todos conocen y por lo tanto las omiten porque habitualmente no las aplican.

Einstein decía que el tiempo es una construcción, Freud destacó la atemporalidad inconciente en contraste con la cronología de la conciencia, Weizsaecker expresaba que el pasado ya fue, el futuro es incierto y en el presente se decide. Chiozza destaca que el recuerdo construye la noción de pasado y el anhelo la de futuro, pero vivimos en un permanente presente. Ese presente que nuestra percepción registra, como aquí y ahora y que nuestros afectos marcan la actualidad de su importancia.
Sin embargo el final de un año calendario o el principio de otro, sigue teniendo una impronta que siempre lo llena de balances, de recuerdos y de anhelos que desdibujan que no es más que otro presente.

Tal como lo anunciamos en el artículo anterior, concurrimos a Bs.As. a la presentación del último libro del Dr. Luis Chiozza, ¿Para qué y para quién, vivimos?. El camino de los sueños.
En un panel coordinado por el Dr. Enrique Obstfeld, hicieron uso de la palabra el Dr: Eduardo Dayen, el Dr. Gustavo Chiozza y el autor. Posteriormente se abrió la participación al público para comentarios y preguntas. Dicho evento se realizó en un auditorio a sala llena y en un clima académicamente enriquecedor y espiritualmente también, porque cada libro de Chiozza aporta conocimientos y alimenta el alma. Algo muy poco frecuente en un autor psicoanalítico y en tiempos de premuras donde el acento está más puesto en la cantidad de actividades que en la cualidad de las mismas, lo que conspira contra la calidad.

Este es el título del último libro del Dr. Luis Chiozza a cuya presentación concurriremos este próximo 23 de octubre. Su obra es extensa y profunda, es el psicoanálisis en su más lograda expresión porque cambia definitivamente el paradigma de una epistemología dualista, para demostrar una y otra vez que el dualismo psiquis soma que tanto daño le ha hecho a nuestra disciplina, es el producto del funcionamiento de la conciencia. Su vasta investigación entre la relación de afectos y afecciones reafirma esta tesis una y otra vez. Como los grandes autores del psicoanálisis que hacen escuela se trasforman en referentes a quienes se los estudia en sus orígenes y en la permanente actualización de su pensamiento.

La relación entre el aumento epidemiológico de las patologías de cualquier tipo y el entorne socio cultural de una época, ha sido motivo de atención para el psicoanálisis y la medicina. Así lo desarrolla Chiozza en la Obesidad, la Diabetes e incluso el Cáncer y así lo hicimos nosotros con Anorexia, Bulimia, Trastorno de Pánico y Cefaleas en la mujer. En mi condición de Directora desde 1991 del Centro Medico Psicoanalítico (CEMEPSI), realicé prácticamente todas las consultas. En el año 2005 comencé a notar la alta incidencia de patologías tiroideas tanto como motivo de consulta, como en pacientes que consultando por otras patologías, aproximadamente en un 70 % tomaban T4 por un hipotiroidismo. En el año 2008, luego de un trabajo de investigación, invité al sociólogo Rafael Bayce a realizar en la Institución, un panel sobre esta temática. Las concordancias entre las perspectivas de ambos desde nuestras disciplinas fueron realmente significativas, motivo por lo cual he realizado varias presentaciones al respecto. Desde aquel entonces mantengo la validez de las ideas presentadas y continúo profundizando la mirada en nuevas perspectivas que hasta ahora reafirman la tesis inicial.

Trasmito en este artículo un resumen de algunas de las conclusiones fundamentales del trabajo de investigación de mi autoría.

Freud usó el artículo neutro, “lo”, para hablar de “lo inconciente”. Así daba cuenta de que en “lo inconciente” no existían categorías como tiempo o espacio.
Chiozza en su propuesta  epistemológica unitaria lo utiliza en el mismo sentido, por lo que decimos que en lo inconciente existe “lo cardíaco”, que en la conciencia se expresa o ella lo percibe, como lo que conocemos como el órgano que llamamos corazón y como determinados significados que vinculamos a este órgano. 
Siguiendo este mismo razonamiento e integrando lo que llamamos inconciente colectivo,  podríamos preguntarnos ¿qué expresan los significados del corazón en nuestra sociedad?, ¿seguimos siendo “nostálgicos”, algo tan adjudicado a lo que ha simbolizando el Maracaná o estamos expresando otras cualidades cardíacas?

En (1901) Freud expresaba "quizás sea consecuencia de mi práctica del psicoanálisis que apenas pueda mentir ya"…. "el esfuerzo de los seres humanos por decir la verdad es más fuerte de lo que se suele estimar".
Considero que ambos aspectos de lo dicho por Freud son de una importancia trascendente, sobre todo en épocas en que desearíamos como dice Chávela Vargas en “Noche de Bodas” que las verdades no tengan complejo que las mentiras parezcan mentiras”, épocas en que el engaño arrecia y la verdad está solapadamente depreciada y menoscabada, porque se pregonan como verdades tantas mentiras.
Sí realmente el esfuerzo por decir la verdad debe ser fuerte para no ceder a la tentación del rédito de mentir en sociedades que transitan por una profunda crisis de valores.

Es de conocimiento popular que existe un aumento epidemiológico de la Depresión.
Las cifras reales de este incremento, también están acrecentadas por cuadros mal diagnosticados. Se clasifica como depresión a cuadros clínicos en los que un paciente presenta un estado de ánimo en “menos”.

Los dos últimos programas de mi columna semanal en canal 7 de Punta del Este los dedicamos a la violencia.
En los últimos tiempos asistimos a diferentes expresiones de la misma, violencia de género, delictiva, estudiantil, en el tránsito. No solamente es preocupante el aumento de la misma sino el hecho de que parecería que dividirla fuera una manera de disminuirla o diversificarla como problemáticas diferentes. Si bien es cierto que los contextos aportan cierta especificidad, no podemos dejar de reconocer que todo es violencia y que se da en una misma sociedad, lamentablemente la nuestra y que los diferentes contextos no hacen otra cosa que reafirmar que está aumentando.

En el inicio de un nuevo año de cursos de la Especialidad me parece importante realizar algunas reflexiones sobre una actividad en la que venimos trabajando desde el año 1991.
El grupo de tercer año que comenzó el sábado próximo pasado se inició con enfermedades por autoinmunidad y seguiremos con cáncer.
Desde este primer encuentro ya nos internamos en reformulaciones de la teoría, en las fijaciones más arcaicas del psiquismo y en patologías graves y complejas, como complejos son las significaciones específicas.
Es decir en la Especialización en su más clara acepción.

En el libro A Pura Realidad relato una historia verídica, una pesadilla burocrática para la extracción de un árbol en la vereda.
A propósito de la misma reflexiono sobre algunos aspectos que trascribiré a continuación. Su actualidad lamentablemente no se relaciona sólo con la historia que la originó sino con hechos y actitudes humanas que presenciamos a diario, lo que hace que sea penosamente vigente.

“Hace años quise poner un cartel en mi Clínica con una frase de Freud que siempre me impactó profundamente: “No hay nada más caro en la vida que la enfermedad y la estupidez”. A esa altura yo ya había convivido, dolorosamente, con los costos de ambas cosas. Costos a veces afectivos, a veces económicos, pero siempre altos.
A mis compañeras y colegas les pareció muy fuerte, pero yo siempre creí y la vida me lo ha confirmado , que las verdades muchas veces son fuertes y duelen, pero es preferible enfrentarlas cuanto antes.

El jueves dos de abril próximo pasado fui invitada a Desayunando con la Noticia, canal 7 de Punta del Este a hablar sobre la lamentable tragedia del avión de Air France. Claramente el suceso no fue un accidente sino un suicidio y homicidios como el que podría cometer una persona que con un arma mata a otras y luego se suicida. Había en ese acto una clara intención suicida y por sus consecuencias homicida. No sabemos cuán consciente fue esa persona de su deseo de matar a las otras pero la actitud para con sus vidas y la acción cometida derivó en ello.
Pero ¿podríamos pensar que alguien con las mismas intenciones pero sin hacerlas consciente comete un “error”, que por sus características de falla humana, enmascara el impulso del acto destructivo?
Si ante el horror de esa posibilidad sin reflexionar siquiera decimos que no, solo nos queda pensar que fue el destino, la fatalidad o el azar.
El azar es el nombre que le ponemos muchas veces a un “desastre” que hemos cometido pero que reconocernos protagonistas nos resultaría intolerable.

El presente título corresponde a mi próximo libro. Luego de tiempo de reflexión y trabajo, volví a sentir que tenía cosas para comunicar, para compartir.
Desde una mirada psicoanalítica de las personas y de la realidad, inmersa en contextos que nos conmueven a todos, creo importante aceptar el desafió de que todos somos protagonistas y por eso escribí sobre ello.
Decir, pero sobre todo hacer, es a mí entender, el mejor modo de homenajear y acompañar a todos los que a diario tenazmente construyen.

Culminando con la semana del corazón la Coordinadora de Psicólogos de Pando, organizó una actividad que tuve el agrado de presentar sobre este tema. Con la asistencia de médicos, psicólogos, profesionales de la salud, docentes y público en general, compartimos e intercambiamos en un clima de notorio interés, con una inusual y activa participación. Sin duda el trabajo y la difusión realizada por la Coordinadora contribuyeron a la calidad del encuentro.

Las personas siguen recurriendo a buscar ayuda en la psicoterapia. Como bien dijo Freud no va a poder abandonarse un método que los pacientes siguen necesitando y demandando. No obstante cada vez es más alto el número de interrupciones. Responsabilizar de ello a la resistencia de los pacientes es poner el acento en un solo factor. La mayor parte de las veces los motivos están en los propios terapeutas.

Todos sabemos la importancia de lo que llamamos “Yo”, como el aspecto central de nuestra personalidad. El que desde la adolescencia se ve avasallado por la fuerza de sus deseos enfrentados a las limitaciones y exigencias que la realidad le impone. Esto es así para el resto de la vida y de la buena resolución entre lo que queremos, lo que debemos y lo que podemos, depende la mayor parte de nuestro equilibrio interior y por lo tanto nuestro bienestar. Quisiera en este artículo reflexionar sobre el incremento de los conflictos que le impone al Yo la realidad y la complejidad que ello significa.

Que el fútbol moviliza, multitudes es una realidad evidente y compartida. Pero ¿a cuántas cosas representa esa “pasión” de multitudes?, Vocación, espíritu deportivo, ejemplo de trabajo en equipo, identidad nacional, rentabilidad económica, nuevas formas de poder y rivalidad, expresión de valores y antivalores. O tal vez una versión contemporánea del “opio de los pueblos”.

En 1990 formamos y dictamos el primer grupo de estudios de la Especialidad. En 1991 elaboramos el primer programa de la formación en el Centro Médico Psicoanalítico ( CEMEPSI). Desde aquel entonces hasta ahora los programas ha sido reelaborados y modificados para que la formación que brindamos, de cuenta de los avances y las modificaciones que se han producido en la teoría desarrollada por el Dr. Luis Chiozza. A ello hemos sumado los aportes de nuestra experiencia.